martes, 20 de junio de 2017

Festivales de Poesía





Eventos para promocionar la poesía

  • Desde hace algunos años, se desarrollan en distintas ciudades del país, diferentes Festivales de Poesía.
  • Uno de los más promocionados, en el día de la inauguración se acostumbra invitar a cantantes populares y/o a famosos grupos de rock, con ingreso gratuito.
  • Días después los organizadores aseguraron que tres mil personas asistieron en el día de la inauguración para escuchar poesía, cuando en realidad fueron a bailar, esa fue la razón que colmaran las graderías del local.
  • Parece que lo más importante fue decir que fue un éxito de concurrencia, así sea mentira, puesto que los que en verdad deseaban escuchar poesía, no pudieron ingresar, porque eran largas las filas de los que estaban esperando escuchar música y ver a sus artistas de rock favoritos . . . gratis.
  • Muchos de los poetas invitados, a este tipo de actividades, pareciera que asisten porque existiera un canje entre las embajadas y centros culturales donde laboran, porque casi siempre son los mismos anfitriones que luego invitan a los anfitriones nacionales, para eventos similares.
  • Lo lamentable fue que se dejó de lado a importantes poetas peruanos, que son aplaudidos desde hace muchas décadas en todos los escenarios, prefiriendo convocar (y afrontar los gastos) de decenas de poetas extranjeros, viendo que la mayoría se esconde entre sus hojas, para leer.
  • Sería bueno que en la inauguración del próximo evento se invite a vates que reciten sus propios versos, programando 15 minutos de poesía para cada poeta, para que reciba el aplauso cariñoso del público ávido de escuchar poesía.






Concursos Poéticos


  • Hace un tiempo escribí el artículo “Amañados concursos de Arte”, debido a que descubrí que la mayoría de ellos, ya tiene ganadores.
  • Llegue a esa conclusión por una actitud constante, que se aprecia en cada una de las premiaciones de los concursos de Arte.
  • En varias oportunidades, durante la premiación de varios concursos de poesía, organizado por diversas entidades educativas, uno u otro de los jurados (siempre supuestos consagrados escritores y poetas), hacen el ademán de quedar sorprendidos, cuando “descubren” que el ganador, confesando al público, que aquel ha sido su alumno de sus clases de poesía.
  • En medio de la celebración, cada jurado, y con distintas palabras, realizan un comentario similar a “la inmensa satisfacción que sienten al conocer que el ganador, había obtenido el premio gracias a sus enseñanzas”.
  • No creo que esos jurados hayan obtenido una parte del premio, la mayoría de veces una importante cantidad de dinero en efectivo y la publicación del poemario, creo que su satisfacción personal es creer que es un excelente profesor y que será más cotizado como docente y nuevamente jurado.
  • Casi siempre el segundo premio tuvo como profesor a otro jurado.
  • Los ganadores de esos concursos, en el momento de la presentación se limitan a leer sus escritos de manera aburrida, sin vocalizar, ni saber transmitir lo que escribió
  • Una pregunta que invadió mi mente, es que probablemente al momento de revisar los poemarios, encontró parte de sus enseñanzas entre las líneas, quizá porque al leerlos, le resultó parecido a lo que él mismo escribe, o que alguien le informó que el ganador debería ser aquel cuyo seudónimo era el que había sido su alumno.
  • Otra idea, es que jurado comercializa, de forma no monetaria, su opinión o decisión, porque el ganador del concurso, relatará quien fue su maestro, quien también tendrá cobertura en prensa.
  • Y aún así, entre ellos se apañan, se alaban y se premian.




Como era constante, comprobar que justo el ganador del premio en los concursos literarios y el jurado/profesor, se hubieran conocido, decidí inventar distintos métodos para comprobar si mis escritos eran leídos por los miembros del jurado.

Aquellos métodos podrían ser verificados, sólo si el material físico era devuelto, lo curioso es que la mayoría de organizadores no lo devuelve.

Mediante algunas estrategias, llegué a la conclusión que pocos jurados leen el material del concursante, a pesar que las instituciones de prestigio les pagan para que lo hagan.



Trataré de explicar una de ellas:

• Coloca un pequeño papel autoadhesivo, de cualquier color y sin ninguna marca en algún lugar de tus escritos
• Ese papel autoadhesivo, debe cubrir al menos dos líneas de uno de sus escritos.
• Tomas una fotografía para que se vea perfectamente el número de la página y la posición del papel autoadhesivo. Si deseas imprimes la fotografía.
• Quien desee leer esas líneas, necesariamente deberá retirar el papel autoadhesivo, y es imposible que pueda colocarlo en el mismo lugar
• Puedes colocar otro papel autoadhesivo en otra hoja y posición, pero siempre en blanco sin ninguna escritura, como si te hubieras olvidado de sacarlo.
• Identifica cada una de tus ejemplares para encontrar fácilmente en cual página colocaste el post it, por ejemplo ejemplar número 1 tiene un papel autoadhesivo en la página 6.
• Cuando recibes de vuelta tus trabajos, revisas si el post it se encuentra donde lo colocaste, si está en el mismo lugar significa que nunca leyeron al menos esa hoja.


Como escribí, esa es una de varias, cuando me retornaron las cinco copias de diversos concursos, descubrí que no habían leído ninguna.

A muchas personas les he enseñado uno de esos métodos, por ello creo que el artículo publicado tiene mucho de verdad.



Articulos más leídos

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.