miércoles, 10 de septiembre de 2014

Es el matrimonio el fin del camino


Muchos seres que han conseguido todo lo que desean en la vida, en su profesión, arte y oficio, posicionarse en el mercado laboral de manera exitosa, adquirir los bienes que deseaban y  la propiedad de acuerdo a sus gustos, muchas veces no han logrado contraer matrimonio con aquella persona que cumplían los requisitos para ser la de sus sueños.
Porque con el tiempo, empiezan a descubrir que la persona con la que juraron vivir por el resto de sus días, resultó no ser la adecuada, pero por haber establecido raíces físicas y materiales, no pueden dejarla, pues representa algo más que una compañía, es su presentación ante la sociedad de no ser un fracasado matrimonial.

A causa de esos temores sobre el que dirán, la mayoría de seres se mantienen encadenados en el juramento eterno, sin saber si alguna vez podrán completar el círculo y en verdad sentir “amor”.
Algunos pocos arriesgan toda su fortuna material por completar el ideal y “amar”, total si una vez ya lo consiguieron podrían volver a conseguirlo, pero por ahí ronda otro condicionante: la edad, casi siempre las personas se sienten que ya son mayores para volver a apostar, y deciden que como ya “amaron” una vez, ya no es importante y que venga la muerte, mientras dedican su tiempo libre en todo lo demás.

Muchas veces los participantes de estas relaciones truncas, optan por situaciones totalmente disímiles, ella se vuelve lesbiana y él homosexual, esta visto que ambos ya no tienen nada que compartir en común, sin embargo desean continuar con su vida sexual, pero para evitar el qué dirán ambos recorren caminos opuestos, y bajo apariencias que el entorno descubre fácilmente, optan por parejas del mismo sexo, considerando que tienen el poder económico para poder comprarlo.

Según un poeta : "El amor es la sorpresa de encontrar en otro a uno mismo", frase que comparto en su totalidad. Cuantos de nosotros podemos decir es igual a mi, casi nadie, sentir su sentir no importa donde se encuentre, percibir cuando esta triste, comprender lo que dice con sólo mirarlo, así como dijo Gustavo Adolfo Bécquer: “ El alma que hablar puede con los ojos, también puede besar con la mirada”, sensaciones que yo he tenido la suerte de vivir.

Por ello escribo, sólo cuando hemos descubierto que una mirada puede ser cómplice de mil sentimientos, hemos encontrado a aquel ser perfecto al que deseamos amar, no importa el nivel económico, tiempo ni edad.

Pero muchos seres, en vez de dejar a un lado a aquel a quien creía amar cuando descubrió que fue equivocada la decisión, esperan sentados al verdadero amor para recién reemplazarlo, jugando a lo seguro; pero la mayoría de veces ya es demasiado tarde para optar a la separación, ya se jugó durante mucho tiempo al “matrimonio feliz” y el peso emocional de rectificar esa farsa, a veces es imposible de soportar. A causa de su miedo, mantiene físicamente el matrimonio mucho tiempo después de haberse ido el sentimiento de afecto.

Por ello, existe un contraste radical entre optar por distintos oficios, amistades y relaciones sentimentales ocasionales porque creemos estar tomando la decisión correcta y aquella de mantenernos con la pareja equivocada por miedo a no encontrar alguna alternativa mejor.

En todo caso, esas personas, son consideradas fracasadas sentimentalmente, porque no tienen el valor ni hidalguía de demostrar sus reales sentimientos, prefieren esconderlos, y aparentar que son “muy felices en sus matrimonios”.


Actitud de una dama mal casada

http://fatimarodriguez.blogspot.com/2010/12/venganza-de-una-mujer-mal-casada.html

Articulos más leídos

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.